Francisco Escoda Patrón | Piano

La música, y más en concreto el piano, se instala en la vida de Francisco Escoda Patrón (Alicante, 1978) desde su nacimiento, ya que su hermana, siete años mayor, estudiaba el mismo instrumento desde los cinco. Y es la pasión hacia este instrumento la que le lleva a querer estudiarlo desde bien pequeño, y llevar una vida itinerante, como tantos otros estudiantes, en busca de su propia identidad musical: Alicante, Madrid, Amsterdam y finalmente París fueron las principales ciudades en las que desarrolla su temprana vocación, escuchando los consejos de Dora Ramón y María José Carillo, primero, y de Manuel Carra, Jan Marisse Huizing y sobre todo Eugen Indjic, más tarde. Este último, discípulo de Arthur Rubinstein, se convierte con el tiempo en un mentor y un amigo.

Paralelamente a dicha vocación (complementada, como suele ocurrir especialmente en pianistas, con la participación en numerosos concursos nacionales e internacionales de Piano, en los que cosechó bastantes éxitos y ganó en experiencia y madurez, como el “Marisa Montiel” de Linares, “Manuel de Falla” de Granada, “José Roca” de Valencia, “Ciutat de Manresa”, “Ciudad de Albacete”, o“Holland Music Sessions” de Alkmaar, entre otros muchos), desarrolla una “obsesión” hacia la música de cámara, ese lugar de encuentro entre músicos e instrumentos que sin poder pensar ni hacer lo mismo, de repente se unen en una misma música. De aquí surgen distintos proyectos (Ossian Duo, Trio Aitana, Amicitiae Duo…) pero sobre todo la grata sorpresa final: su encuentro con Eduardo Raimundo y Mario Pérez, el flechazo musical, emocional e intelectual que les lleva a fundar el Trío Musicalis y a recorrer España, Europa o Méjico sacando cada día lo mejor de cada uno para al final obtener el mejor elogio que acostumbran a escuchar: “por el sonido se reconoce que sois el Trío”.

Su variedad de intereses por el conocimiento y la enseñanza del mismo le lleva a estudiar Psicología Clínica (con el tiempo descubre cuán necesaria en el mundo de la música), y a ejercer de profesor en Conservatorios Superiores y Universidades de España y Europa: Castellón, Alicante, Palma de Mallorca, Venecia, Castelfranco, Bydgoscz, Praga, y ahora París -es profesor en la Schola Cantorum, institución de la que también fuera docente I. Albéniz, y Valencia -donde dirige el Máster en Interpretación e Investigación Musical de la Universidad Internacional Valenciana. 

Al fin y al cabo, más y mejor bagaje que aportar al resto de inquietudes, incluidas las del Trío Musicalis, su “hogar” musical actual.